sábado, 4 de septiembre de 2010

Sueño del 02 de septiembre de 2010



Una tía *me ofrece hospitalidad en su casa. Antes de que salga al trabajo, ella me platica entusiasmada de la bóveda en la entrada que está en plena construcción, y me cuenta el proyecto.
Voy al trabajo. El edificio tiene un aire entre el plantel del Colegio Progreso en Álamo y el de la Preparatoria Juárez de Xalapa.
A la hora de la comida quedé en verme con Amy Adams; soy su novio**. Ella me espera en el rincón apartado de un parque sentada en el césped. Su presencia es radiante. Mientras comemos, ella no para de contarme sus planes. Luego nos encaminamos hacia un teatro. Sentado en una butaca veo a Amy en el escenario desplegando su talento, bailando y cantando. Y ella hubiese seguido, si no le digo que tengo que regresar al trabajo.
Entro al edificio. Subo a la azotea del primer plantel. Me encarrero para saltar a la azotea del otro, pero me freno de golpe al pensar que el tramo entre ambos esté distanciado. Constato que están próximos, pero parte de los bordes están desprendidos.Una maestra se acerca para ayudarme.
Al terminar la jornada, voy a casa de mi tía. En la entrada veo a mi tío *** bajar las escaleras con cara de pocos amigos. ¿A qué vienes?, me pregunta. Le respondo que no voy en plan de quedarme sino de visita, y observo la bóveda terminada, tal como la deseaba mi tía, es blanca y con relieves. Sonrío. Digo adiós al tío y me marcho.


*; ***En la realidad del sueño eran mis tíos. Pero no sé quiénes fuesen.
** Me sentí casi, casi, como Orlando, de Virginia Woolf.

"Soñar es ya despertar". María Zambrano