jueves, 23 de febrero de 2012

En Álamo, la tía Julia nos invita a salir en su camioneta. Algunas calles de Jardín Nuevo están inundadas, y ahí mi tía nos dice lo raro que le parece esa situación, porque ya la había soñado; da marcha atrás. Nos quiere llevar a Poza Rica, y regresamos a casa por algunas cosas.


Caminando frente al colegio, M. me platica de cómo conoció a su nuevo amor.

martes, 21 de febrero de 2012

En un autobús, el joven sentado a mi lado, llevaba de mascota una serpiente blanca,semitransparente. Tenía ganas de salir corriendo, pero me controlé. Hubo un momento en el viaje, que el pasajero a mi lado no le quedó sino darme a cuidar la mascota. Me reí del puro susto cuando la colgó en mi cuello. Todo bien hasta que en uno de los muchos percances  la serpiente se esfumó y anduve buscándola entre los pasajeros. No veía ya entre éstos al dueño. Al llegar a nuestro destino, vimos cómo el autobús, que había salido impecable, estaba hecho un asco.



Trepadas en el borde de un edificio, X me contó que ya había estado mucho tiempo queriendo escapar del monstruo que estaba atrapado en el edificio, que cuando subía al techo para tomar agua de los recipientes, la descubría enseguida y tenía que regresar a los bordes para que no le hiciera daño.



sábado, 11 de febrero de 2012

Sueño del Sábado 11 de febrero de 2012

De visita en casa. En la sala mi mamá platica con una señora que viste unos pantalones de talla más grande para su constitución. Cuando me saluda me asombra ver que se trata de mi tía X, ella siempre se había peleado con los kilos de más y ahora es una mujer esbelta y rejuvenecida. Entra el tío y por algo la cela. La tía espera hacer una llamada a los Estados Unidos; algo sobre unos estudios que está realizando, se excusa con mi mamá por el costo que podrá tener la llamada. Me sorprende gratamente que esté estudiando, pues siempre me había parecido apática en este punto.

sábado, 4 de febrero de 2012

Le pido un favor a X, una jovencita sin ánimos más que para negocios, y me acompaña a una tienda,donde pregunto por el precio de un pizarrón. Pensando que es muy caro, volteo  y reparo en el colgajo de carnosidad del rostro de X; ella está entretenida hablando con una conocida, a quien le informa que pronto va a operarse.

"Soñar es ya despertar". María Zambrano