domingo, 23 de junio de 2013

Infojardin.com
De visita, voy recorriendo las habitaciones de una casa*. Abro la puerta trasera que da a una pequeña jardinera y admiro las flores de vivos colores; cuando doy la media vuelta alguien me habla, me vuelvo y no hay nadie. Me parece extraño, y de nuevo la voz me llama, pero proviene de una flor, observo que los pétalos se mueven y el color se vuelve más radiante. Apenas salgo de mi sorpresa, y otra flor me habla, y cuando veo ya están muchas hablando al mismo tiempo.







*Se parece en parte a  la casa de mi abuelita A.

"Soñar es ya despertar". María Zambrano