jueves, 15 de diciembre de 2011

Mi mamá está manejando un coche pequeño y viejo a gran velocidad. Me sumo en  el asiento de junto; que yo sepa no sabía manejar. La veo algo agitada o soy yo la que está así. Le pregunto si puedo ir al volante, me dice que sí y estaciona bruscamente el vehículo en la entrada de un lugar que parece Ozuluama. Para variar no sé manejar y me veo tras el volante con asombro. Le digo entonces que bajemos a comer algo. Entramos a una fonda. Hay una pareja en el rincón con la que intercambio unas palabras. Da la casualidad de que rentaron antes que nosotros un departamento x, y en tono de broma el señor dijo a su esposa que afortunadamente se habían marchado antes de que la bruja se le volviera a aparecer. La mujer lo reprendió de inmediato, y luego me dijo que no me preocupara, que ese departamento es lindo, sólo que ella no estaba preparada para verla de pronto y todo fue tan rápido. Mientras escucho eso me imagino la escena en el departamento.

"Soñar es ya despertar". María Zambrano